El Tecnologico UTN

Pintarte la cara de payaso es la forma perfecta de evitar el reconocimiento facial automático


Posteado el 06.07.2018


Pintarte la cara de payaso es la forma perfecta de evitar el reconocimiento facial automático

Comienza a ser difícil salir a la calle sin que alguna cámara nos capte y trate de aplicar reconocimiento facial para identificarnos. El espionaje masivo con la excusa de la seguridad nacional es una realidad en países como China, y los paranoicos de la privacidad comienzan a preguntarse cómo evitar ese reconocimiento facial automático (AFR).

Un experto tecnológico ha encontrado una forma de engañar a estos sistemas: pintarse la cara de payaso, algo que descubrió casi de forma accidental gracias a los fans del grupo de Hip Hop Insanse Clown Posse (ICP), los llamados "juggalos" y "juggalettes". Dichos fans se aplican maquillaje de forma que se altera el aspecto de las facciones de la cara. Los sistemas de reconocimiento se vuelven locos con esa técnica... por ahora.

Sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate

El experto en seguridad responsable del descubrimiento publicaba cómo funcionaba la técnica en su cuenta en Twitter, donde comentó cómo al maquillarse como esos fans las facciones de la cara quedaban totalmente enmascaradas y los sistemas de reconocimiento facial automático no lograban funcionar correctamente.

 

Como explicaba, el reconocimiento facial automático se basa en las distancias entre distintos puntos clave de la cara. El maquillaje de los juggalos y juggalettes hace que esas distancias queden distorsionadas, y los algoritmos de reconocimiento, que buscan patrones tradicionales donde deberían estar las cejas, la nariz, la boca o la barbilla, fallan.

 

El problema, claro, reside en que aunque ese maquillaje evita que seas reconocido por estos sistemas, hace que seas especialmente reconocible en la calle. Dicho de otra forma: todos tendríamos que pintarnos de payasopara poder ir por la calle y evitar así que los sistemas de reconocimiento facial automáticos nos pudiesen reconocer.

El debate sobre seguridad y privacidad vuelve a escena

Esos sistemas de reconocimiento facial comienzan a usarse de forma cada vez más amplia. Como explican en Naked Security, el blog de Sophos, se estima que el FBI cuenta ya con una base de datos con cerca de la mitad de las caras de toda la población de los Estados Unidos. Las recolectan a través de registros de detenciones, bases de datos de visados y pasaportes y también, claro, de la base de datos con los permisos de conducir de ciudadanos —que en EE.UU. son el documento como el DNI en España, por ejemplo— de 18 estados.

Juggalos

Esa ingente cantidad de información no garantiza que los sistemas sean precisos. Diversos estudios como este revelan cómo estas plataformas fallan más con las caras de personas de raza negra, algo que provoca según otros estudios que los afroamericanos sean arrestados tres veces más de lo que ocurre con personas de raza blanca porque están "sobrerrepresentados en estas bases de datos".

La tecnología es desde luego interesante para las fuerzas de seguridad, pero de nuevo se plantea el debate entre la privacidad y la seguridad. Y aunque ciertamente ese maquillaje logra engañar a la mayoría de estos sistemas —Face ID logra superar la prueba, pero solo si la cara se enfoca de cerca—, es probable que con el tiempo estos algoritmos puedan ser entrenados precisamente para poder superar esa dificultad.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Xataka 

Compartir en Redes Sociales