27 gone too soon

Estas últimas semanas estamos repasando los mejores documentales que podemos ver en Netflix. Aunque la plataforma destaque por la cantidad de series y películas que tiene en catálogo, hay muchos, y muy buenos, documentales en Netflix. 

Tras ver los mejores documentales de Netflix sobre deporte y los mejores documentales, en términos generales, que hay en la plataforma, es el momento de sacar el índice y el meñique a pasear con los mejores documentales de rock de Netflix.

Los grupos de música, los géneros y todo lo que rodea a este arte es algo que se presta a los documentales, y el rock, donde sus protagonistas llevan una vida alocada, más aún. En Netflix hay muy buenos documentales de música, pero ahora vamos a ver los mejores centrados en el rock y sus derivados. 

27 Gone too soon

Nirvana

Y empezamos con los mejores documentales de rock de Netflix con un documental con el que, realmente, también podríamos cerrar esta lista. Si sois amantes del rock, sabréis que está el ''Club de los 27'', un club fundado por Robert Johnson, Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Kobain y Amy Whinehouse.

Parece algo elitista, pero realmente se trata de músicos que murieron, por drogas o suicidio, a la edad de 27 años. Para entonces, ya habían forjado una leyenda, y este documental nos habla sobre lo difícil que es, en todas las épocas, ser una estrella de este calibre. 

How Beatles Change the world

How Beatles Change the world

Y del club de los 27, pasamos a la banda que cambió el mundo. Este documental de 2017 con imágenes de los Beatles nos muestra cómo los cuatro de Liverpool revolucionarion la sociedad de su época, conquistaron Estados Unidos e inspiraron a toda una generación. 

 

Está claro que no tienen el duro sonido de bandas posteriores, pero gracias a los Beatles dio comienzo la revolución contracultural. Hay imágenes de la época, pero también de personas cercanas a los Beatles que nos cuentan cómo eran. Y sí, abarca desde el comienzo del grupo hasta su disolución, la guerra de Vietnam... y Yoko Ono.

Y vaya, volver a ver a Lenon cantando por la paz... no tiene precio.