El regreso de los shows llegará con sonido inmersivo

Con el esperado regreso de los shows en vivo con público hará su presentación el sonido inmersivo, una innovación tecnológica que permitirá al oyente una ubicación espacial hiperrealista de los distintos audios emanados desde el escenario, a partir de su correlación con el lugar físico en donde circunstancialmente se ubique cada instrumento.

Se trata de un sencillo software que se adosa a la consola principal y permite al operador situar espacialmente a gusto, en las cinco fuentes emisoras de sonido ubicadas en el frente, los distintos instrumentos y voces, lo que crea en el espectador la sensación de ser envuelto por el audio.

La experiencia se aplicará por primera vez en el porteño estadio Movistar Arena, ubicado en el barrio de Villa Crespo, que en enero planea volver a ofrecer espectáculos con público presencial, con unas tres mil butacas habilitadas, al menos hasta mediados de marzo, fecha en la que podría aumentar el cupo si las condiciones sanitarias lo permiten.

Así lo confirmó Gabriel Dantur, gerente general del estadio, en una demostración especial a la que asistió Télam, en donde se explicaron las distintas bondades del nuevo sistema.

«Básicamente, es una cantidad de fuentes emisoras de sonidos que se multiplican y dan una sensación mucho más real. Lo relevante de esto es que, en un momento difícil como el que vivimos en esta industria, seguimos apostando. Lejos del lamento, aprovechamos el momento para hacer reformas», destacó el directivo.

El sistema llamado Immersive Sound System Panning (ISSP) es el primero desarrollado en el país para conciertos en vivo, aunque a nivel mundial ya tuvo algunas experiencias, como en el caso de Lady Gaga y Mark Knopfler, por citar algunos ejemplos.

Leonardo Aspra, uno de los técnicos responsables de este sistema implementado a nivel local por la empresa Mahler & Vidal, explicó que la gran diferencia con los audios en vivo conocidos hasta el momento, radica en las cinco fuentes apostadas en el frente.

«Hasta ahora, había dos torres de sonido de cada lado del escenario. Aunque el cantante estuviera ubicado en el centro, si uno se movía para la derecha o para la izquierda, el sonido emanaba de las torres sin dar señales de su ubicación real. En este caso, la voz siempre saldrá del medio si el cantante está ahí, por más que el espectador se mueva hacia un lado u otro», graficó.

El técnico destacó la sencillez operativa de este sistema, la posibilidad de mezclar el sonido en tiempo real y la fácil adaptación del software a distintos tipos de formatos de audio.

«El sistema inmersivo es en tiempo real, a diferencia del dolby que es pre-producido. Se puede limpiar mucho más la mezcla y no necesita de una preparación extra para un artista si decide usarlo», dijo.

Aunque la experiencia en vivo en nuestro país recién podrá vivirse cuando el Movistar Arena retome sus shows presenciales, el sistema inmersivo tuvo una primera prueba en algunos conciertos en streaming, como el ofrecido tiempo atrás por el guitarrista Tito Fargo.

Los técnicos de ISSP advirtieron que, en ese caso, el oyente debía utilizar auriculares para poder acceder a ese sonido, a diferencia de lo que ocurre en un show en vivo, en donde la sensación es recreada a partir de las cinco fuentes centrales y las otra ocho repartidas por todo el estadio.

Acaso el mayor aproximamiento a esta experiencia en la Argentina ocurrió en la serie de conciertos que Roger Waters brindó en el estadio de River Plate, en marzo de 2012, en el que presentó la famosa obra «The Wall».

Aspra, quien trabajó en esas memorables jornadas, aceptó que se trató de un antecedente, aunque marcó diferencias debido a que este tratamiento solo alcanzó a los sonidos incidentales, no así a la música.

«La diferencia es que se metía el efecto en la consola y se lo hacía girar por todo el estadio a través de un joystick, pero no estaba este concepto de las cinco fuentes en el centro. El tratamiento del sonido de la banda era el convencional», profundizó.

De esta manera, el regreso de la actividad luego del largo parate por la pandemia de coronavirus tendrá un sabor innovador en el Movistar Arena, a partir de un proyecto que seguramente se extenderá con el tiempo a otros escenarios.

«Estamos apostando a tener experiencias superadoras con shows que conformen mucho más a la gente. Movistar Arena para mí significa tres cosas: el mejor venue para los espectadores, el mejor venue para los artistas y el mejor venue para las marcas asociadas», sentenció el gerente general del estadio.

Y concluyó: «Esto colabora en ese sentido porque los artistas pueden hacer cosas mejores, la gente puede disfrutar mejor el show y, cuando eso ocurre, las marcas tienen una mejor conexión con el público».

Fuente: Télam